VIII Aniversario
9 octubre, 2018
Cercados de verde
12 noviembre, 2018

Así es como los marines de EEUU llevarían la guerra a Rusia

Cerca de 90 infantes de marina de la 24ª Unidad Expedicionaria de Camp Lejeune realizaron la semana pasada un simulacro de asalto aéreo en Islandia como parte de la fase inicial de los mayores juegos de guerra de la OTAN desde el final de la Guerra Fría.

Trident Juncture 2018

Está ocurriendo, por aire, por tierra y por mar. Alrededor de 50.000 efectivos de la OTAN y países aliados están probando su habilidad para operaciones conjuntas en defensa de nuestra población y territorios así como desalentar a los adversarios potenciales de la OTAN en estos llamados juegos de guerra, Trident Juncture 2018 , el ejercicio más grande en los últimos años.

TJ2018

Desde hoy, día 25 de Octubre, hasta el 7 de Noviembre de 2018, alrededor de 50.000 participantes de 31 países de la OTAN y estados aliados se han concentrado entre centro y el este de Noruega, áreas circundantes del Atlántico Norte y el mar Báltico, incluyendo Islandia y el espacio aéreo de Finlandia y Suecia. Estas fuerzas cuentan con, entre otras, alrededor de 250 aeronaves, 65 embarcaciones y hasta 10.000 vehículos terrestres.

El objetivo primordial de estos ‘juegos’ no es sino, demostrar y asegurarse de que las fuerzas de la OTAN están perfectamente entrenadas y listas para la acción, pudiendo defenderse de una amenaza en cualquier clima y dirección; teniendo como objetivo secundario, que sea Rusia el primer país en tener esto en cuenta.

La 24ª Unidad Expedicionaria

Junto con el portaaviones USS Harry S. Truman, Estados Unidos ha enviado alrededor de 14.000 soldados a los juegos, y el simulacro inicial de ataque aéreo fue para ayudar a preparar a los marines para un asalto anfibio a gran escala que se llevará a cabo más tarde en Noruega.

Marines suben a un CH-53E el 17 de Octubre de 2018.

Pero eso no es todo lo que hicieron los marines, así es como se entrenaron en Islandia para una posible lucha contra Rusia en tiempo frío.

Los 90 marines estadounidenses a bordo del USS Iwo Jima fueron embarcados por primera vez en los MV-22 Ospreys y CH-53 Sea Stallions.

Inmediatamente, fueron trasladados a la Base Aérea de Keflavik en Islandia, donde establecen un puesto de seguridad.

“Durante el asalto aéreo, aterrizamos en un campo de aviación e inmediatamente establecimos un sistema de seguridad que permitió que la aeronave saliera con seguridad”, dijo el cabo Mitchell Edds.

“Después, realizamos un movimiento hacia un complejo en el que los marines establecieron la seguridad para permitir la coordinación entre EE.UU. e Islandia”, añadió.

 

Marines acampan durante el entrenamiento en Islandia en Octubre de 2018.

Después de apoderarse del complejo, los marines caminaron tierra adentro a un lugar de entrenamiento.

De hecho, parece que probaron sus nuevas botas para el clima frío, que fueron enviadas exclusivamente para esta misión.

Después de lo que parecía una larga caminata, los marines finalmente llegaron al lugar de entrenamiento en clima frío, donde empezaron a armar el campamento.

“Estamos sacando el equipo, las tiendas, las estufas y cosas así, asegurándonos de que sabemos cómo usarlo… y asegurándonos de saber cómo usarlo antes de llegar a Noruega”, dijo un marine.

 

 

 

Fuente: Galaxiamilitar.es / Autor: Daniel Brown

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para permitir cookies para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en Aceptar estarás consintiendo las cookies de este sitio. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar